• Flor Palumbo

Que sentiste el primer día?

Hoy empecé mi programa de radio. El primer día de mi vida que fui conductora de un programa de radio. El mío, el que yo pensé, diagramé, sentí. Ese que imagine con el corazón, cobró vida y se hizo música. Le puse un nombre, le falta apellido, "Hola Motivarte, te llevo conmigo".


Desde que tengo 10 años que sueño con tener un programa de radio. Tenía el mío en mi pre-adolescencia cuando los grababa con casette y a escondidas de mi familia, ya estaba en la edad en donde que te vean jugar te da vergüenza, entonces disimulaba mi sueño cerrando la puerta de mi cuarto, como si eso fuera la garantía total de privacidad.


Me dormí anoche tarde. Imaginé millones de situaciones posibles, con tintes y emociones variables. Me levanté, medité 8 minutos, y ya sentí que la panza me recordaba que ese día, iba a hacer algo por primera vez.


Hacer algo por primera vez es la única oportunidad que tenemos de equivocarnos sin culpa, con justificación, genuinamente, sin frustración. No haber hecho ese "algo" antes, te da una vida, supone errores, acepta críticas, colma expectativas, e inspira alegría, la sensación del sueño cumplido, el proyecto anhelado, la vida con risa.


El cuerpo acompaña. Las manos transpiran, el corazón se acelera, la panza se retuerce, los pies se mueven sin parar haciendo movimientos repetitivos e inquietos. La vida pasa como apurada, pero el reloj se mueve lento. Es raro, pero casi podría identificar la ansiedad como la emoción más activa de cualquier primer día. El miedo no falla, también acompaña, te tiñe el camino, se escuchando sonando, siempre cantando bajito. Te muestra el error, te recuerda el imprevisto, se pone de pie sin aplauso y con grito. La gente se ríe, todos fuimos primer día de algo, jugamos el juego, vibramos en alto.


Sentirse novato es como ser chiquito, miras desde abajo, te da miedo un bichito, pero también te perdonan, estas aprendiendo sin filtro. No te olvides nunca, todos estuvimos ahí, al menos un ratito.


Las emociones mutan, se vuelve adultas, pasado un buen tiempo, vuelvo a equivocarme con culpa. Lo tendría que haber aprendido, me pregunto preguntas con reproches de todo tipo. Tranquila me digo, no paso tanto tiempo, seguimos sin filtro.


Vivir experiencias de sueños cumplidos, es reafirmar que podemos vivir con silbidos. Música fuerte, felicitaciones de amigos. Todo lo que necesitamos lo tenemos, pero pende de un hilo.

Que nadie te robe tu primer día, ese momento de magia que cambiará toda tu vida.