• Flor Palumbo

Las huellas del lugar donde vivis

Vivo en un lugar de esos que la gente paga para visitar. La isla mas al sur del América, la provincia más joven de mi país, la ciudad más austral del continente. Un lugar de lengas, cielos pintados, montañas que nos rodean a donde sea que miremos. Teñida por el frío casi los 365 días del año, Ushuaia, fin del mundo principio de todo, como dicen algunos, es mi ciudad por elección, la que ya se apoderó de mi corazón, mucho más de lo que alguna vez imaginé.


El punto es que, además de ser el lugar que habito físicamente, los territorios donde decidimos que transcurran nuestros días tienen une enorme influencia en esos días y como los vivimos. Cuanto de vos reconoces en tu entorno?, que tan distinto serías si vivieras en otro lugar? La gente, sus costumbres, las calles, los deportes, los juegos, el clima y hasta el viento escriben con vos tu historia. Te marcan desde el pelo hasta la punta de los pies.


Bajo esta premisa, segura de que algo de Ushuaia llegó hasta mi para quedarse y transformarme, escribí este pequeñísimo texto para participar del concurso "Ser parte del bosque fueguino". Escribir sobre el bosque hubiera sido solo producto de mi imaginación si no fuera porque lo visito casi a diario. Vivo rodeada de bosque, camino por el bosque, mis hijos juegan en el bosque.

Así, prestandole infinita atención a lo que me deja cada vez que lo visito, escribí este texto, inspirado en las sensaciones que ese bosque me genera.


Se los dejo como regalo: :)


Ser parte de este bosque. El bosque que me abraza en el silencio, me muestra sus hojas, me enciende en su luz y me contiene en su viento. El espacio de encuentro conmigo, mis risas pérdidas, los ecos de los árboles y las hojas amigas.

Las lengas, los troncos caídos, los hongos compinches y la turba de piso. El olor a tierra que invita a salir a los duendes atentos, se escriben historias en este bosque de cuento. Soy parte de este bosque, soy estaciones de invierno, música de mariposas y voces riendo.

Soy su alegría de primavera, sus colores contentos, su lluvia refrescante, el agua en el cuerpo. Me gusta mi bosque, rodea mi casa, mi familia y mis sueños. El bosque fueguino, un encanto encontrado en este sitio perdido.