• Flor Palumbo

Expectativa vs. Realidad (en vacaciones)

Actualizado: 3 abr 2020

Si sos mamá de al menos un ser pequeño, vas a entender de lo que te voy a hablar. Si sos mamá de dos seres pequeños vas a sentirte sumamente identificada. Si tenes 3 o más quizás me consideres un tanto exagerada, porque mi mundo de demandas puede sonar precoz al lado del tuyo. Te entiendo, acá estamos.


Preámbulo listo, en mi afán por creer que lo que me pasa a mi lo viven muchas, vengo a contarles algunas peculiaridades que experimenté estas vacaciones. Ahora ya, siendo madre de DOS.


A priori, pensé que mis hijos iban a dormir más porque estarían más cansados: pileta, aire libre, juegos por doquier, etc. Nada de esto sucedió y 08:30 am casi programados abren los ojos y cómo si alguien les diera cuerda, empiezan a pedir leche, tele, pileta y galletitas. En ese orden.


La decisión de salir de la cama es absolutamente involuntaria pero obligatoria. Y cómo son dos, miro a su adorado padre que está abriendo los ojos y le pido algo que lo lleve a cumplir la misma misión que yo. Levantarse 08:30 am en VACACIONES es cosa de dos: Primera falsa creencia derribada.


Llegas a la pileta o a la playa, en los mejores casos de buen humor, porque la logística necesaria para semejante movimiento es agotadora y suele generarte enojos y pérdidas de paciencia bastante rápido. Pretendes tomar sol, leer ese libro que trajiste, mirar el celular o dormir. OLVÍDATE. Uno come arena, o quiere tirarse de cabeza a la pileta cuando apenas sabe caminar. El otro solo quiere jugar con vos. No le gusta para nada que te pongas de cara al sol sin hacer nada. Y acá es donde tenes que tomar la decisión: o lo tenes al lado tirándose encima tuyo diciendo que se aburre, o tenes que hacer castillos de arena, tortas con masa o meterte en el agua congelada y nadar tiritando: Segunda falsa creencia derribada.


Por último, antes de llegar, seguro imaginaste la copita de vino y el quesito en la previa del asado, la cerveza protagonista de charlas con amigos y unas ricas pizzas. La película que ganó el OSCAR, o el final de la serie que jamás podes terminar de ver.

Nada de eso sucede amiga. Mientras todos eligen el vino y cortan el queso vos estás bañándolos o pensando que van a comer por que al asado no aguantan. Tienen sueño, los sacaste de la rutina y se pasan de vuelta. Intentas dormirlos temprano, soñas con ir donde están todos y por fin, tomarte esa copa. Caminas el cuarto una y otra vez. Llegas a la mesa con la carne fría, lo que queda de la ensalada y la gente ya cerrando sus charlas: Tercera falsa creencia derribada.


La buena noticia es que algún día estos enanos crecen. Y vas a poder tomar tu vino, levantarte tarde, tomar sol y leer ese libro. Mientras tanto, atesora estos momentos, que de seguro, no vuelven.



#heroinaaustral #vidademadre #vacacionesenfamilia #criarhijos