• Flor Palumbo

SENTIRSE MAL: ¿Que hago ese día?

Actualizado: 3 abr 2020


Todos tenemos un día en el que nos sentimos mal. No me refiero a mal de salud, sino a mal de emoción, de ánimo, de energía. Esa sensación finita de que perdiste talentos que antes tenías, y empezas a sentirte miserable y desgraciada por una lista infinita de cosas sin importancia.

Estos días tienen en el aire una energía pesada, lenta, angustiosa y sensible. Siempre estamos al límite de algo. Podemos llorar por que se nos cae un plato, chocar el auto porque nuestra cabeza habita un mundo paralelo de pensamientos incongruentes, o bien sentir dolores físicos que acompañan el estado general deprimente con el que cargamos.

Todos tenemos días así, TODOS. Ese o esa que tanto admiras también los vive.


La clave de estos momentos es:


1. ACEPTARLOS

2. REVERTIRLOS

3. DESDRAMATIZARLOS

4. ASUMIRLOS COMO PARTE DE LA VIDA

5. EVITAR EL VICTIMISMO


En mi caso estos días son recurrentes por temporada. Si, en el invierno aparecen de manera más frecuente, en el verano se disipan y me hacen olvidar que pueden volver ahí, cada tanto a molestar.


Reconozco cuando llegan, tienen un sabor particular, como amargo. Sus horas son grises, caídas y tristes. Me encuentran despistada, porque cuando los identifico enseguida apreto los botones correctos y, de a poco, empiezo a cambiarlos. Me hablo como una loca, me digo que tengo todo para estar bien, repito frases trilladas, de esas que guardo porque pienso que en algún momento me van a servir. Escucho un podcast que me guste, pongo esa canción que me motiva a bailar, llamo a una amiga por teléfono. Acepto que estoy así, y asumo que solo YO puedo revertirlo. De lo contrario, le habré regalado un día de malas a la vida. Un día que no pretende volver, ni me queda a cuenta.



#heroinaaustral #vidademadre #sentirsemal #yopuedocambiarmihistoria